El venezolano Adrián Geyer homenajea en un documental al artista merideño Juan Félix Sánchez, a la naturaleza y a la cultura de los Andes a través de una experiencia familiar. Llegará a las salas el 27 de diciembre…

«Por donde uno pasa, huella debe dejar», decía el artista Juan Félix Sánchez, arquitecto, escultor, agricultor, político y narrador venezolano, creador de la famosa Capilla de Piedra de San Rafael de Mucuchíes. Pese a que su obra fue declarada Patrimonio Nacional, el legado de este genio merideño está cada vez más cerca del olvido.

Esa es la preocupación del cineasta venezolano Adrián Geyer, director del documental Juan, que llegará a los salas este 27 de diciembre. El legado familiar y la recuperación cultural fueron sus principales motivaciones.

Geyer, de 33 años de edad, creció en un hogar rodeado de figuras, fotos y trabajos de Juan Félix Sánchez. De pequeño no entendía la importancia de este artista, pero fue el amor a su padre, Siegfried Geyer, lo que lo llevó a emprender la investigación. «Estaba preocupado por mi papá, porque parte de su legado se estaba olvidando», confesó el director.

Siegfried Geyer, Dennis Schmeichler, Alberto Arvelo, Jerry Joyner y Nereus Bell conformaron el Grupo Cinco, un equipo de apasionados por el arte y fanáticos de la obra de Sánchez. A finales de los años 70, viajaron a Tisure, lugar en el que vivía el artista, y de su experiencia publicaron, en 1982, el libro Juan Félix Sánchez.

Cuenta el director de Juan que el viaje con el Grupo Cinco fue el primer trabajo que su padre tuvo con el mundo del arte. Quien tuviera unos 20 años de edad en el momento, luego se convirtió en fotógrafo profesional. «Su legado como artista y ser humano se estaba perdiendo. Entonces decidí poner un granito de arena desde lo que yo sé hacer: cine», dijo Geyer.

Proyecto JFS

Cinco años de investigación le ha dedicado Adrián Geyer a Juan Félix Sánchez. No contó el tiempo que le tomó desarrollar el documental porque, según él, todo aportó al filme.

Juan es la tercera pieza del proyecto JFS. La primera fue una exposición audiovisual en el Jardín de Los Chorros, llamada Musas. Luego vino el cortometraje Tisure, que se estrenó en 2015.

Geyer asegura que después de conocer a Sánchez, a través de su obra, cambió como persona en muchos aspectos. «Alguien que era fotos y esculturas en mi casa se transformó en una piedra angular de mi vida«, reveló.

Con imágenes del cineasta de pequeño, de su casa, y del registro que logró el Grupo Cinco con Sánchez, Geyer, quien narra el documental, plasma con emotividad la relación que ha tenido su familia con el artista desde que tiene memoria.

Además del Grupo Cinco, Sofía Imber, Calogero Salvo, Dagmar Peña, Eduardo Planchart, el padre Ignacio Castillo, entre otros, hablan del artista en el documental.

Pero Juan no solo es un homenaje a un gran artista, sino también a la naturaleza y a la cultura de los Andes venezolanos.

La fotografía, de Jesús Ayala y del propio director, es de los aspectos más llamativos del filme, el cual tuvo un presupuesto de 12.000 dólares. Los paisajes andinos, los detalles de las plantas y animales, así como los vivos colores de cada imagen resultan alucinantes.

Patrimonio deteriorado

La misión de Geyer, quien viajó a Tisure en varias oportunidades con su equipo, es crear consciencia sobre la obra de Juan Félix Sánchez con este documental.

La Capilla de Piedra de San Rafael de Mucuchíes fue inaugurada el 18 de febrero de 1984. En 2017, cerró sus puertas al público debido a un desnivel que pone en riesgo la estructura. Además, se han reportado casos de robo y destrozo de los objetos que hay dentro de ella.

Dennis Schmeichler, integrante del Grupo Cinco, dice que lo más importante en el futuro es que La Capilla se mantenga en pie.

Otra de la obras importantes de Sánchez es La Capilla del Filo del Tisure, un lugar al que, para llegar, se necesitan ocho horas de recorrido a pie. La estructura está en abandono y, dice Guyer, algunas de las sillas de la casa del artista fueron quemadas por cuidadores de la zona para hacer fuego y protegerse del frío.

Sánchez nunca comercializó su obra. Tampoco habló de sus hijos, aunque los tuvo. Geyer considera que estas son las razones del olvido del artista. «Este documental existe porque yo me preocupé por mi papá, porque siga existiendo cuando se vaya de este plano. La sangre es parte fundamental de la trascendencia de cualquier artista», afirma.

Silla creada por Juan Félix Sánchez

El joven venezolano está trabajando en una animación como parte del proyecto. Al mismo tiempo, pondrá a la disposición un sitio web con toda la información sobre el genio merideño. «No es un capítulo cerrado, pero yo tengo que continuar con mis otros capítulos», comenta el cineasta, quien se prepara para ser padre de una niña, y a la cual quiere dejar, con Juansu propio legado.

Además de cines, Juan se proyectará en próximos festivales y espacios culturales como museos, salas y escuelas de arte, no solo en Venezuela sino en varios países del mundo. «Los documentales son los nuevos libros y, en esta generación en la que se lee menos y se ve más, puede ser una buena opción», concluye.

Publicado por El Nacional

Comparte en las redes de tu preferencia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp